logo_hungria.gif (2410 bytes) VUELTA DE LOS MARISTAS CINCUENTA AÑOS DESPUES

Era el 17 de septiembre de 1990, siete hermanos maristas, cuatro de origen húngaro, uno francés y dos españoles, volvían, cincuenta años después de la expulsión, a Hungría.
Eran consecuentes del reto que se les planteaba tras medio siglo de comunismo.

Mateo GONZÁLEZ. Budapest

 

p7_n51_p46_i1.jpg (22219 bytes)
cap_l_roja.gif (1196 bytes)os primeros hermanos maristas llegaron a Hungría en 1923. Abrieron en Buda-pest un centro para huérfanos de guerra y, en 1928, fundaron la Escuela Champagnat.
Muy apreciados por la buena educación que impartían sus alumnos eran conocidos con el cariñoso apelativo de "los pequeños Champagnat". En 1939, durante la guerra, los hermanos sufrieron prisión por dar cobijo a numerosos judíos perseguidos y amenazados de muerte. En 1950 fueron expulsados del país los últimos hermanos húngaros que quedaban.

Buena acogida

p7_n51_destac_p46.gif (6674 bytes)La buena acogida dispensada a los hermanos les demostraron que no eran extranjeros en Hungría. Gábor, Adri, Kinga, István, Zsolt, Renáta... son sólo algunos de los nombres que les abrieron las puertas de la hospitalidad y les iniciaron en el idioma magyar.
Tres años después de la llegada, abrimos la escuela "Apor Vilmos", animada en buena parte por los hermanos. Para colmar la carencia de material catequético, se lanzó el proyecto de publicación de doce libros de religión para las escuelas y parroquias, de los que se han distribuido ya más de 100.000 libros en todo el país. Para dar a conocer su vida, obra y espiritualidad se han publicado tres Vidas de Marcelino, en húngaro, para niños, jóvenes y adultos.

Solidaridad

Nuestra obra ha sido posible gracias a la inestimable ayuda solidaria de la familia marista de Europa. Más de 118 voluntarios de España e Italia han participado en los campos de trabajo para la construcción de la escuela "Apor Vilmos" o en los campos de refugiados políticos provenientes de Bosnia. El apoyo humano, económico y espiritual que desde el principio ha gozado la obra de Marcelino en Hungría, es más que notable. Nosotros, somos testigos de ello, y queremos hacer patente nuestro sincero agradecimiento a todas las personas que nos han ayudado.

Con los gitanos

En marzo del año pasado abrimos una comunidad entre los gitanos, los más pobres y marginados de la sociedad. Hemos descubierto la necesidad de ser hermanos entre los más pobres.
Mientras tanto, Hungría se va occidentalizando: seductores centros comerciales, subida imparable de los precios y una cierta desilusión política.
Nuestra comunidad sigue siendo internacional. Ahora la formamos: un hermano húngaro, un australiano, un francés, un mexicano y cuatro españoles.

 

Obra marista
1923, se abre el orfelinato en Kispest, barrio de Budapest, para atender a los huérfanos de la guerra.
1928, se abre la Escuela Champagnat en Budapest.
1939, a causa de la guerra, los hermanos ofrecen ayuda a numerosos judíos perseguidos, acción caritativa y arriesgada que les acarreará la prisión a manos de la Ges-tapo.
1947, se prohíbe toda actividad a los religiosos, al nacionalizar el gobierno comunista todas las es-cuelas.
18 de mayo de 1950, los cuatro últimos hermanos húngaros tienen que abandonar el país, y se incorporan a las provincias maristas de Francia.
1990, los hermanos regresan a Hungría tras la caída de los regímenes comunistas.

 

 

sumario pequeño.GIF (2381 bytes) arriba.gif (2657 bytes)